dúplex y local en la plaza de la iglesia

piel de piedra entre un interior de geometría complicada y un espacio público lleno de vida; porreres 2010

Frente a la iglesia del pueblo, en un solar de forma curiosa que por detrás se estira entre dos medianeras hacia un patio, construimos un edificio en el interior del cual prima la verticalidad.

El programa se desarrolla en 4 plantas: sótano y baja para el local, primero y segundo para la vivienda. La escalera que comunica los diferentes niveles es el elemento organizador del proyecto. Una pieza que abre diagonales con la voluntad de unir el espacio cuadrado que da a la plaza con la franja rectangular que da al patio interior.

La fachada, no exterioriza esta complejidad interior. Un cubo de piedra con una composición tradicional de huecos verticales. Una imagen noble y austera para dejar el protagonismo a los edificios históricos del lugar y a la vida, a la gente, a las experiencias que cada dia llenan la plaza del pueblo.